Lifting, los surcos de la piel

El Lifting facial y cervical modifica mejora y quita los surcos que aparecen en la piel de cara y cuello durante debido al inexorable paso del tiempo.

Cuando la piel se atrofia, comienza a colgar y ésta queda fijada en los puntos donde está anclada con mas firmeza.

Los cambios que produce en envejecimiento comienzan a aparecer a partir de los 30 años.

Entre los 30 y los 40, se pronuncian los surcos la piel de la frente, los surcos nasolabiales, la redundancia de la piel de los párpados, las bolsas palpebrales, y las patas de gallo

A los 50 años se arruga el cuello, se desdibuja la linea mandibular perdiendose el óvalo de la cara y se cae la punta de la nariz.

A los 60 años, la piel y la grasa de la cara y de la zona temporal se atrofia, y aparecen un adelgazamiento significativo de estas zonas. es muy evidente como a partir de esta edad se hunde la zona de las sienes.

Surcos de la piel

Los Surcos ortostáticos.Aparecen desde el nacimiento, son naturales y se hacen mas evidentes cuando comienza a desaparecer el panículo adiposo infantil . Están en la zona posterior y anterolateral del cuello.

Los surcos dinámicos. Se originan por las tracciones repetidas que los músculos de la cara ejercen sobre la piel. Los surcos transversales de la frente son los primeros que aparecen alrededor de los 30 años.  y son visibles en la adolescencia. Las patas de gallo a los 40 años, por las contracciones de los músculos orbiculares de los párpados. Los músculos del orbicular de la boca producen el » código de barras » del labio superior. Los surcos del entrecejo, producidos por la tracción de los músculos superciliares y piramidal.

Los surcos gravitacionales Se desarrollan por efecto de la gravedad sobre una piel atrofica y atónica. La atrofia de la arquitectura osea, la caida de los dientesla piel relajada y sin acolchado graso, cae a merced de la fuerza de la gravedad..Los surcos gravitacionales se originan en las prominencias óseas. Ejemplos son las arrugas de párpado superiores, inferiores y los pligues submentonianos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *